Error
  • JFTP::login: Unable to login
  • JFTP::mkdir: Bad response
  • JFTP::chmod: Bad response

Feria del Libro 2015

Para esta 16va versión de la Feria Internacional del Libro 2015, las actividades crecieron, al igual que la participación de invitados internacionales.

El pabellón juvenil se convirtió en un atractivo espacio que contribuye a potenciar el atractivo de la feria literaria más importante del país.

El Pabellón Juvenil fue rebautizado con el nombre de “Ciudad Lectora” (2.000 metros cuadrados conocidos con el nombre de “Pabellón Bolivia” en otras ferias especializadas).

La propuesta consistió en crear espacios literarios en los que un actor o actriz profesional sumergiría a los visitantes en la atmósfera de importantes obras de la literatura universal.

Uno de los mayores atractivos fueron los cuatro domos (estructuras circulares de 7,40 metros de diámetro y 4 metros de alto), el número de propuestas o “Barrios Literarios” quedó inmediatamente definido:

» Barrio Julio Verne
» Barrio Suzanne Collins
» Barrio Tolkien
» Barrio Cervantes

Dos de ellos son auténticos clásicos, y otros dos de notorio éxito entre los adolescentes    debido, entre otras razones, a sus respectivas versiones cinematográficas.

Una de las grandes innovaciones sucedió gracias a la incorporación de atractivos dispositivos digitales. En coordinación con la empresa Foco generamos dos juegos vinculados con las obras que se presentaron en los domos, una sección de fotos con fondos literarios y tres llamativas proyecciones interactivas en el piso.

Con el tema de los domos o Barrios Literarios resuelto, el siguiente paso fue el diseño y distribución de espacios dentro del Pabellón.

El buen azar hizo que el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (con sede en Sucre), ocupe, por primera vez de manera pública, un espacio en forma de rombo de aproximadamente 200 metros cuadrados en el centro del Pabellón. Tanto su mobiliario, como los extraordinarios libros y documentos traídos, además de los coloquios realizados, fueron un extraordinario atractivo para el público asistente.

Por su parte, la Galería de Arte Manzana Uno dispuso de otros 200 metros cuadrados para el montaje de una exposición que celebra la obra creativa del multifacético escritor Oscar Barbery Suárez.

En él, los entrañables personajes de “El duende y su camarilla”, historieta publicada durante 25 años continuos en el periódico El Deber, además de ampliaciones de textos de la página de humor político “Raspapinchete”, fueron instaladas y enriquecidas por dos actores (Duende y Viudita) que se convirtieron en otro de los atractivos de nuestra “Ciudad Lectora”.

Entonces, los cuatro Barrios Literarios, el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia y la Manzana Uno, se constituyeron en la propuesta estrictamente lúdica e informativa del ámbito literario que ofreció el Pabellón Juvenil.

El resto del Pabellón fue ocupado por importantes universidades de nuestro medio, iniciativas didácticas, clubes de lectura e instituciones públicas, tales como el Defensor del Pueblo y el Instituto Plurinacional de Lenguas e Idiomas Originarios.

Este 2015, en el pabellón infantil, la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz, invitó a los niños y población estudiantil a disfrutar y aprender en un viaje por la escritura, fueron 7 aventuras (Sumerios, egipcios, chinos, griegos, digital, guaraní, biblioteca) que contaron mediante actrices en cada museo y educadoras en cada taller,  cómo evolucionó el soporte en el cual escribía la humanidad hasta llegar al computador, el tipo de escritura hasta llegar al alfabeto. En el caso de la aventura Guaraní, se contará la propia historia de la escritura guaraní, cómo esta cultura decide cambiar la flecha por el lápiz para contar ellos mismos su historia.

En el caso de la biblioteca, se contó la historia de la escritura de libros de algunos autores que nos visitaron y conversaron con los niños acerca de su obra, así mismo la historia de los libros contada por el mismísimo Julio Verne en Ciencia Divertida, cuenta cuentos que nos trajo la Semana Internacional de cuenta cuentos y la presentación del libro-arte que crearon los niños lectores del Taller La Aventura de las palabras desarrollado en el marco de la temática del pabellón infantil, desde Febrero hasta mayo en Fundarte, junto a las escritoras Alejandra Barbery y Claudia Vaca.

Lo anteriormente mencionado se llevó adelante bajo la guía del programa que tienen a continuación y que se difundió en la Agenda Cultural distribuida los días de Feria.

Se logró acoger a más de 35.000 estudiantes (340 unidades educativas) entre: alumnos, profesores y universitarios que con mucho interés y entusiasmo visitaron la feria.